El adiós (que nadie quería): Cristian el Pochi Chávez cierra 5 años con Wilstermann en la piel y una despedida truncada

Comparte esta noticia:
Apoya a la Pagina Aviadora
flecha Visita nuestros auspiciadores flecha

Cristian el Pochi Chávez, jugador emblema de Wilstermann, está pasando por un duro final que nadie esperaba que sucediera con el club de sus amores. Probablemente es el peor año del argentino en el Rojo desde su llegada al equipo cochabambino en 2017, tanto por las lesiones que le impiden volver a patear la pelota con la normalidad y continuidad que le gustaría como por las deudas económicas que tiene el Aviador que lleva en la piel con su persona.

[VIDEO] El adiós (que nadie quería): Pochi cierra 5 años con Wilster en la piel y una despedida truncada

Por las deudas de Wilster con Chávez, el abogado que lo representa, Eduardo Martins, dijo que los datos que maneja la prensa respecto al monto (unos 650 mil dólares) por el que ha intimado el Pochi son correctos. También dijo que el cuadro cochabambino cuenta con un lapso de 15 días desde la notificación para realizar el pago de la deuda, pues de lo contrario, el futbolista iniciaría una demanda ante la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

OVACIÓN EN EL MINUTO 9

La afición wilstermanista que se dio cita para presenciar el encuentro de su equipo ante Blooming en el estadio Félix Capriles (fecha 21 del torneo Clausura), llegado el minuto 9 de la primera parte cumplió con lo anunciado en la previa: empezó a hacerse escuchar de manera conjunta con cánticos de: «Olé, Olé, Olé, Pochi, Pochi«,para mostrar su cariño y apoyo al jugador, que no está pasando por un buen momento con la dirigencia.

El legista Eduardo Martins además adelantó que desde hoy, debido a la intimación presentada, su cliente no asistiría más a los entrenamientos del plantel y que se entrenará de manera personal.

Martins añadió que la única forma de arreglar la situación del Pochi es con dinero y pagando. De esta manera estarían predispuestos a conversar con la dirigencia aviadora.

El presidente del club, Gary Soria, por su parte, declaró, finalizado el partido ante la Academia cruceña, la situación que vive Wilstermann con el Pochi. «Nunca tuvimos ninguna discusión, tuvimos una reunión y estuvo todo tranquilo. La cifra que intima el Pochi (aproximadamente de 650 mil dólares) no es nada justa, cada jugador sabe cuánto se le debe de mensualidad y obviamente, no es justo, esperemos que el jugador recapacite, no tenemos una cifra exacta de cuánto se debe a Chávez, pero 600 mil dólares es una cifra que no tiene nada que ver».

5 AÑOS: GLORIA  Y ENTREGA

Chávez es, a todas luces, el último ídolo en la era reciente de Wilster. Llegado a filas del Rojo en 2017 -siendo conocido por su paso en Boca de Argentina, donde jugó ocho temporadas- consolidó su nombre como una gran estrella en el Aviador, acumulando dos títulos con 94 partidos jugados en sus primeras dos temporadas brindando un estilo de juego creativo y ofensivo por su buena técnica con el balón.

Por el cariño hacia el club, el ex Boca incluso se tatuó el escudo en su brazo. El gesto fue asumido con mucha alegría por parte de la afición.  Es por ello que la forma en que se aleja el argentino de la institución no es la más deseada.  

En las redes sociales, muchos hinchas se lamentan por el modo en que su ídolo empieza a tomar distancia. El deseo era que se retirara -como varias veces lo anunció el propio Chávez- por la puerta grande, con una despedida en el Capriles.

Tal parece que, por cómo van las cosas, el anhelo no podrá ser cumplido.

Limitación de responsabilidad:
Este sitio web y sus contenidos son proporcionados tal y como se presentan y sin ningún tipo de garantía en cuanto a calidad, exactitud, o corrección para un propósito particular. La mayoría de los artículos son de fuentes externas a nuestra pagina. La reproducción del material de esta pagina es por personas voluntarias, hinchas de Wilstermann. Lo único que deseamos hacer es informar a nuestra hinchada de todo lo relacionado con nuestro equipo aviador.

Fuente(s):
Opinion
Jorge Wilstermann