El club deportivo Wilstermann pone trabas al periodismo deportivo

Comparte esta noticia:
Apoya a la Pagina Aviadora
flecha Visita nuestros auspiciadores flecha

En el mundo político en Bolivia es común que la prensa sea atacada cada vez que da una información que incomoda y cuestiona al poder. En el ámbito deportivo se han dado casos aislados, desde que un entrenador o dirigente se nieguen a dar declaraciones a un medio en específico. Sin embargo, nunca antes un club arremetió contra la prensa deportiva de la manera en la que lo viene haciendo Wilstermann.

Si bien la actitud de la dirigencia de Gary Soria hacia la prensa fue abierta y siempre dispuesta a responder las preguntas de los periodistas, llegó un momento en el que se empezó a cuestionar algunas decisiones, como el trato a los trabajadores antiguos del club, el tema de Cristian Chávez y,  sobre todo, la falta de soluciones reales por los problemas económicos que asfixian a la institución. Desde ahí los ataques a la prensa fueron constantes.

Soria asumió las riendas del club de manera oficial el 21 de agosto pasado, pero las restricciones a la prensa empezaron incluso antes de su posesión. El 15 de agosto, el gerente deportivo del club, Alex da Silva, emitió una nota en la que se prohibía a los periodistas dar a conocer las alineaciones del equipo e incluso estar en inmediaciones al complejo del club en días en los que no  se atendía  a la prensa, bajo la amenaza de que no participarían en ninguna actividad.

Un mes después de la posesión de Soria, el 21 de septiembre, en una conferencia convocada para dar un informe médico de Cristian Chávez, varios miembros de la barra “Gurkas”, quienes fueron los principales impulsores para que el dirigente asuma la presidencia, no sólo pretendieron imponer qué se podía y qué no consultar, sino que cuando no pudieron evitar algunas preguntas agredieron a la prensa lanzándoles objetos. Incluso uno intentó golpear a Javier Araoz, periodista de RDF.

A inicios de octubre, el director jurídico del club, Víctor Hugo Pérez, arremetió contra periodistas y medios por no haberle dado la oportunidad de dar su versión sobre las acciones legales que inició por las demandas de la institución.

Pero más allá de ese reclamo, Pérez no sólo insultó a los periodistas, sino que los amenazó diciendo: “Vamos a ver quién es quién en el estadio”.

Posteriormente, Pérez acusó a Erlan García, de Tigo Sports, de querer “sacarle plata” a Soria por cobertura y dijo: “Donde lo pille lo voy a patear”.

Por este caso, la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba (Fstpc) inició ayer un proceso penal contra Pérez.

“Les decimos a este abogado y a los dirigentes de Wilstermann que a los periodistas no nos van a tapar la boca con amenazas. No aceptamos amenazas de nadie y eso tienen que saberlo”, dijo David Ovando, ejecutivo de la Fstpc.

El 9 de octubre tras el partido entre Wilstermann y Blooming, una persona que siempre acompaña al directorio del club, acusó el periodista Samir Araoz de ser el organizador de las personas que insultaban y cuestionaban al presidente del club.

Según la denuncia que Araoz presentó al Sindicato de Trabajadores de la Prensa Deportiva de Cochabamba (Stpdc), el hermano de Gary Soria, Fernando, se le acercó y le dijo: “Te sacaré la mierd…, estás fichado”, después algunos hinchas le sacaron fotos y le dijeron “estás fichado”.

Los últimos incidentes con la prensa se registraron la anterior semana. El 19 de octubre, durante una conferencia de prensa,  los jugadores Serginho y Santiago Echeverría cuestionaron el trabajo de los periodistas, algo que es usual cuando no se está de acuerdo con la forma de trabajo de la prensa.

Después Alex da Silva, en un tono elevado, ordenó que desde ese momento todo periodista debía hablar primero con su departamento y el jefe de prensa, Sergio Nina, para ingresar al complejo y dar cobertura al Rojo.

Cuando el periodista Adrián Arismendi, de Dosis de Fútbol, le pidió respeto, Da Silva le dijo: “No voy a respetarte, porque tú no respetas al club”.

A raíz de este incidente este lunes se prohibió el ingreso de Arismendi al complejo de Wilstermann para cubrir la conferencia de prensa habitual. Este hecho coarta el derecho a la información de ese medio de comunicación.

Hinchas amenazan

La barra de los Gurkas emitió una advertencia: “Haremos respetar al club sobre todos y contra todos”.

Wilstermann coarta la libertad de expresión

El club Wilstermann, con sus ataques a la prensa, viola la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión que en su artículo 5 señala lo siguiente:

“La censura previa, interferencia o presión directa sobre cualquier expresión (…) debe estar prohibida por la ley. Las restricciones en la circulación libre de ideas y opiniones, como así también la imposición arbitraria de información y la creación de obstáculos al libre flujo de la información, violan el derecho a la libertad de expresión”.

Finalizó el plazo para el pago de cinco deudas

De acuerdo a las conminatorias de pago, emitidas el 15 de octubre, el plazo para que el club pague 321.196 dólares finalizó ayer.

Según algunos juristas deportivos, si no se pagó, los cinco casos deben ser devueltos al Tribunal Superior de Apelaciones (TSA), instancia en la que deben ser nuevamente radicados.

Una vez radicado el proceso, el TSA debe solicitar un número de cuenta al demandante  para que el club, en un plazo de cinco días, haga el pago.

De no pagarse, entonces se procederá a la quita de tres puntos, de acuerdo al artículo 90 del Código Disciplinario de la FBF.

Limitación de responsabilidad:
Este sitio web y sus contenidos son proporcionados tal y como se presentan y sin ningún tipo de garantía en cuanto a calidad, exactitud, o corrección para un propósito particular. La mayoría de los artículos son de fuentes externas a nuestra pagina. La reproducción del material de esta pagina es por personas voluntarias, hinchas de Wilstermann. Lo único que deseamos hacer es informar a nuestra hinchada de todo lo relacionado con nuestro equipo aviador.

Fuente(s):
Los Tiempos
Jorge Wilstermann