El ex titular del Aviador, Gary Soria, dice que entregó vehículos «en perfecto estado» al club y que se le debe cerca de $us 390 mil

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


El expresidente de Wilstermann Gary Soria dio este lunes por la tarde una entrevista a Opinión Bolivia en la que «lamentó» las declaraciones sobre que lo culpan sobre la presunta desaparición de dos vehículos de la marca Suzuki. Indicó que en enero de este año entregó los automóviles al club. Asimismo, sostuvo que la institución aviadora le debe cerca a 390 mil dólares. 

Días atrás se dio a conocer que Wilster denunció ante la Dirección Nacional de Prevención e Investigación de Robo de Vehículos (Diprove) la desaparición de dos vehículos de la marca Suzuki, modelos XL7-APV, que le fueron entregados al Aviador como parte de un auspicio durante la gestión de Soria. Este último desmintió la noticia e indicó que es falso que haya una denuncia formal. 

«Hoy a mediodía hice llegar la nota sobre ese tema, donde se me acusa falsamente… Primero el tema de los vehículos, mi persona entregó el 27 de enero de 2023 al señor Rodrigo A. Hice entrega de los vehículos y en un perfecto estado y como se debe… Es lamentable que se realicen este tipo de acusaciones… Está claro que ningún vehículo esta en mis manos ni tampoco hay una denuncia en Diprove. Las movilidades actualmente esta utilizando el club… Es correcto aclarar la situación», sostuvo en la entrevista.

CASO IMPUESTOS Y «LIBERACIÓN DE SEDE»

Sobre la deuda impositiva que se manejaba de aproximadamente 5 millones de bolivianos, Soria dijo que él y su gestión cumplieron con los pagos hasta diciembre de 2022 y que es falso lo del supuesto embargo a la sede, ya que, siempre según él, logró gestionar y desgravar el inmueble de la calle Ecuador. 

«El adeudo era aproximadamente 5 millones de bolivianos que nos heredó el señor Grover Vargas y mi persona, en el momento que asumió, pagó los impuestos hasta el mes de diciembre de 2022 y en enero de 2023, cuando mi persona hizo la renuncia, era conocimiento de los actuales dirigentes que están a la cabeza que se tenía que regularizar ese tema… Es mentira que mi persona no ha pagado un solo centavo y creo que es irresponsable decir que por mi culpa el club tiene que pagar estos impuestos». 

Asimismo, Soria declaró a Buena Noche que en su gestión se hizo «todo lo posible» para desgravar la sede, por lo que el inmueble estaría libre. 

«Es falso lo del embargo, es una mentira grande, quiero indicar que mi persona hizo las tratativas, se pagó y se hizo todo lo posible para desgravar la sede porque cuando nosotros ingresamos, Grover Vargas dejó gravada la sede, entonces nosotros lo liberamos, lo dejamos libre la sede para el que lo necesite… Mi persona ayudo a desgravar la sede porque estaba hipotecado, hice los tramites y dejamos totalmente libre «. 

«DEUDA PENDIENTE» Y PÉRDIDA DE DOCUMENTOS

Por otro lado, Soria recalcó a Opinión que el club valluno aún le debería pagar una deuda de aproximadamente 390 mil dólares, dinero que habría prestado al club durante su gestión. Asimismo, rechazó las acusaciones sobre la pérdida de documentos que se habría dado en el club. 

«Hoy vi una noticia que llenó de mucha rabia y bronca. Es que indican que se extravió documentación y esa documentación estaría supuestamente teniéndola mi persona. Aclarar que en los primeros días de enero, el señor Julio Torrico cambió las chapas de la sede y tapiaron la sede, yo ya no pude ingresar más. Desde ese día no ingresé y toda la documentación lo tiene el plantel administrativo, así que no hay nada que se pueda decir que mi persona hizo perder documentación», esto con relación a los documentos extraviados. 

Sobre la deuda pendiente, Soria explicó lo siguiente: «Yo había mencionado que era más de medio millón de dólares, de los cuales 120 mil dólares me dieron hace poco, y el resto sería entre 380 mil a 390 mil dólares que se adeudaría al día de hoy». 

Fuente(s):
Opinion
Jorge Wilstermann