Hinchas, dirigencia, cuerpo técnico y jugadores se pusieron al hombro a Wilstermann y sacaron adelante al Rojo

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


El Rojo Aviador vivió un 2023 con mucha turbulencia y con la incógnita de como se llevaría acabo la temporada, ya que tenían muchas deudas con exjugadores, denuncias y hasta sanciones que le quitaron 6 puntos sin haber iniciado la Liga Tigo. Un grupo de doctores, encabezado por Omar Mustafá decidieron tomar las riendas del club y desarrollar diferentes medidas para salvarlo, además que el hincha fue parte fundamental organizando diferentes colectas para recaudar fondos y acudir al Capriles de manera masiva durante todo el año; Cristian Díaz y sus jugadores tampoco defraudaron y terminaron de la mejor manera el año futbolístico.

El inicio de la temporada

Wilstermann comenzó la temporada 2023 de manera atípica, Gary Soria dejó de ser presidente de la institución y dio paso a Omar Mustafá junto al grupo de doctores que armaron el equipo “con lo que se pudo” en ese entonces; la primera contratación fue Cristian Díaz, técnico argentino que fue campeón con el Rojo el 2019 y volvió para salvarlo. Además de la incorporación de varios jugadores como Cristian Esparza, Alejandro Chumacero o Rudy Cardozo.

El domingo 5 de febrero comenzó su participación en la Liga Tigo (menos seis puntos) ante Blooming en Santa Cruz. El resultado fue 1-1 con gol de Cardozo. Posteriormente jugaron el gran Clásico Cochabambino ante Aurora el cual perdieron por 2-0; días después debutó en la Copa Tigo, un torneo que le hizo bien a Wilster, ya que comenzó en igualdad de condiciones y fue el gran protagonista del campeonato.

En los primeros seis meses, el movimiento Rojo se expandió en toda Cochabamba y Bolivia con diferentes campañas para recaudar fondos, mientras que en lo futbolístico el Rojo luchó y dio la vuelta su situación, recuperó los menos 6 puntos, salió de la zona de descenso y comenzó a luchar por ingresar a una copa internacional.

El Hercules volando a lo más alto

Con el descenso ya no como una preocupación, Wilstermann comenzó a pelear en la zona alta de la tabla acumulada para entrar a una copa internacional. El torneo a ganar para los dirigidos por Díaz fue la Copa Tigo, en la cual sorprendió y clasificó a los cuartos de final en la segunda posición del grupo A con 17 unidades.

En cuartos, se enfrentó al Tigre ya campeón de la Liga Tigo, pero que igual peleó la llave, ya que ganó en el Capriles; como todo el año, con la situación en contra, los Rojos remontaron el partido al Gualdinegro en La Paz y clasificó a semis, donde también sufrió mucho ante Royal Pari. Un gol de Nahuelpan a los 96′ minutos le dio la clasificación a la gran final ante Bolívar.

La final perdió en un global de 3-1, pero sus hinchas, dirigentes, cuerpo técnico y jugadores lo vieron como un premio el haber llegado hasta ahí tomando en cuenta el como iniciaron el año.

El premio al esfuerzo

Wilstermann terminó el año con una copa internacional, algo que lo veían casi imposible al comenzar el 2023. El Rojo clasificó a la Copa Sudamericana, lo que le permite a la institución tener un ingreso económico extra; jugará ante Real Tomayapo en Tarija en la primera fase de la Copa y buscará clasificar a la fase de grupos para así, poder seguir en el camino de salir de la crisis.

Fuente(s):
Late!
Jorge Wilstermann