[VIDEO] Los miembros de la barra brava de Wilstermann no quedaron ajenos a los actos en honor al fallecido creador de «Dragon Ball»

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


No cabe sitio para las dudas. Muchos fueron los homenajes para el extinto japonés Akira Toryama, creador de la serie animada «Dragon Ball». El mundo del fútbol fue uno de los que mayores reacciones generó en memoria del nipón, de 67 años.

Varios fueron los actos emotivos que se dieron alrededor del planeta, desde la emulación de la genkidama (levantar los brazos generando una bola de energía para luego pelear con el enemigo) hasta llevar el estampado de Gokú en las poleras.

Sin ir más lejos, en el clásico cochabambino de ayer, Aurora sorprendió al salir al gramado del Félix Capriles con camisetas que llevaban los números con los personajes de «Dragon Ball».

Esa acción despertó muchos aplausos y felicitaciones no solo por parte de aficionados del «Equipo del Pueblo», sino de los amantes del balompié boliviano en general, que, de hecho, mostraron interés en adquirir las poleras inéditas.

Desde el lado de Wilstermann también hubo un gesto en homenaje. Si bien este no nació desde el seno de los jugadores, sí emanó de los barras bravas que hacen parte de los Gurkas.

La barra compartió este lunes un video en el que muestra la proyección de la intro de «Dragon Ball» con la canción de fondo «Cha-La Head Cha-La» en el Félix Capriles.

Allí se observa, en pantalla gigante, el video de la serie, con los Gurkas acompañando el momento en las tribunas. 

«La barra brava Gurkas, en coordinación con el Didede Cochabamba, rindió homenaje a Akira Toriyama por su fallecimiento, excelente coordinación», sintetizó la barra, en Facebook, sobre el momento especial en honor a Toriyama.

Fuente(s):
Opinion
Jorge Wilstermann