Mauricio Méndez, expresidente de Wilstermann: “Al Rojo lo salva su gente que quiere saber la verdad”

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


Mauricio Méndez, expresidente de Wilstermann y de la extinta Liga del Fútbol Profesional está de vuelta, pero no al fútbol, según el mismo aclaró, sino -obligado por las circunstancias y por su amor al “aviador”- para intentar salvar al club de su desaparición.

Con la casaca roja puesta con orgullo, está al frente del Día del Rojo que pretende obtener los recursos necesarios para intentar solucionar algunos de los problemas de Wilstermann.

“No he vuelto al fútbol, estoy alejado y voy a permanecer alejado del fútbol porque no tengo intención de ser presidente de Wilstermann; mi paso por el club creo que ha sido muy bueno, la gente me tiene cariño y consideración, pero lo que sí voy a seguir apoyando desde donde esté con las acciones que son importantes, una de ellas es el Día del Rojo que este sábado lo hemos lanzado con más de 1.100 abonados en la primera jornada, tenemos dos semanas por delante en las que intentaremos llegar a por lo menos cuatro mil socios”, afirmó Méndez.

¿Qué ha podido percibir?

La gente en Cochabamba se ha dado cuenta de que hay crisis y que si no se apoya esto puede ser lapidario para Wilstermann. Y, segundo, hay credibilidad en un grupo de profesionales, fundamentalmente médicos, gente joven que ha asumido el reto de rescatar a Wilstermann de uno de sus momentos más aciagos, más difíciles y complicados; realmente se ha enlodado a Wilstermann por las acciones que han sucedido desde lo que ha sido la última presidencia con su asesor legal.

¿Cómo se administró el club?

En esta última semana, me he enterado de cosas horrorosas que se han hecho en la institución, en este momento la prioridad es salvar al equipo pero lo que no podemos hacer es no mirar atrás. Lo que ha pasado en Wilstermann no se puede repetir, por lo tanto una vez que pase este proceso de carnetización, de salvataje, y del proceso eleccionario, se tiene que mirar necesariamente atrás, porque a Wilstermann lo salva su gente pero su gente quiere que se sepa la verdad.

¿Qué le parecieron los dos primeros días de la campaña?

A partir de las 16:00 del sábado, recién pudimos poner en venta los carnets en línea y han comenzado a funcionar maravillosamente porque hemos vendido una buena cantidad en el exterior. A partir del miércoles, en Santa Cruz y La Paz, quienes quieran abonarse y ser parte de esta cruzada van a poder hacerlo en dos tiendas de personas cochabambinas que nos han abierto sus puertas, unos podrán hacerlo físicamente y la otra forma es hacerlo en línea.

¿Cómo están organizados?

Yo hice una carta de navegación a fin de tener un rumbo, porque lo que se ha recibido en Wilstermann ha sido un desorden más que otra cosa. El primer punto y más urgente era el Día del Rojo, se ha trabajado con la gente de comunicación y marketing; el segundo tema que hemos desarrollado es el del plantel profesional con gente como Gastón Taborga que apoya con las tareas de logística, nuevos jugadores, contratos, etc. y donde Mario Guamán ha sido importante en la contratación de jugadores; un tercer punto que hemos armado y esta semana se va a implementar es crear un departamento jurídico porque estamos en total indefensión, tanto han hablado de que estaba el mejor abogado del mundo, resulta que no han defendido como corresponde, y hasta el miércoles se presentará este cuerpo jurídico; en el cuarto punto, con el cuerpo jurídico y los actores del fútbol, encabezados por los doctores Omar Mustafá y Yuri Gil, junto a Mario Guamán se verán los contratos y los juicios que Wilstermann tiene. Nosotros sugerimos que se debe contactar a Futbolistas Agremiados, pienso que la solución pasa por un acuerdo global, se debe establecer una moratoria por 90 días porque en 40 días recién habrá elecciones y hasta que asuma el nuevo directorio, necesitamos un respiro para poder organizarnos y conocer la verdadera deuda, que hoy en día nadie la conoce, es un Triángulo de las Bermudas, que si se debe cinco, siete, nueve millones, hay que conocer eso en detalle.

Fuente(s):
Pagina Siete
Jorge Wilstermann