Mientras Wilstermann llegaba ayer de Santa Cruz, dos jugadores fueron aprehendidos por efectivos de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


Mientras Wilster llegaba ayer de Santa Cruz tras el 1-1 del lunes contra Oriente, Juan Pablo A. fue aprehendido por efectivos de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC) y trasladado al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) en la Fiscalía de Coña Coña para brindar declaraciones por una denuncia de presunta “violación” a una joven.

El hecho habría ocurrido antes de que el club se desplazara al mencionado departamento para su compromiso por la novena y penúltima fecha del grupo A de la Copa de la División Profesional 2023.

Según información extraoficial, Sergio C. (otro jugador del Rojo) también se encuentra implicado y efectivos del orden procedieron a aprehenderlo, de la misma forma.

La víctima presentó la denuncia el lunes, día en que el Imperio Escarlata estaba jugando contra el Refinero en el Tahuichi, donde el sindicado partió en el onceno titular.

Esto aconteció a poco de que Wilster afronte mañana (15:00) un partido vital contra Libertad Gran Mamoré por la décima (última jornada) de la zona.

El Rojo aún no está clasificado a cuartos de final y también pretende seguir peleando por un premio internacional para el 2024.

El caso ya se encuentra en manos de la justicia y los pupilos de Cristian Díaz realizaron ayer un entrenamiento “regenerativo” en la cancha principal de sus instalaciones en Alalay.

Desde el club aún no se pronunciaron de manera oficial sobre la situación de Juan Pablo A., pero dadas las circunstancias, ya es posible descartarlo con miras al trascendental choque frente al club beniano.

El protagonista fue arrestado en el pasado. Ocurrió en 2020, cuando él “rompió la cuarentena” en su natal, Portachuelo.

En una perspectiva general, cabe recordar el caso Sebastián Villa. El jugador colombiano fue condenado en este 2023 a dos años y un mes de prisión por «amenazas coactivas, en concurso real, con lesiones leves calificadas» en contra de su expareja.

Fuente(s):
Opinion
Jorge Wilstermann