Se anunció oficialmente la salida de Gary Soria y el acuerdo extraoficial para pagarle por su renuncia: ¿Acuerdo monetario o extorsión?

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


La dirigencia interina de Wilstermann y Gary Soria han llegado a un acuerdo que ha generado controversia en el mundo del fútbol boliviano. El acuerdo se centra en que Soria recibirá una suma de dinero a cambio de retractarse de la supuesta falsificación de su firma y retirar la baja del COMET para Gabriel Esparza, Julián Velázquez y Cristian Díaz.

Controversia en el fútbol boliviano: ¿Acuerdo monetario o extorsión

Esta situación ha generado muchas preguntas y críticas, sobre todo porque algunos ven en ella un acto de extorsión. ¿Cómo puede alguien cobrar dinero para retractarse de algo que ha dicho o hecho? ¿No debería haber un proceso legal que determine la veracidad de las acusaciones antes de llegar a un acuerdo monetario?

En este caso, la respuesta parece ser clara. La supuesta falsificación de la firma de Soria es un asunto que debe ser investigado y aclarado antes de que se pueda llegar a cualquier tipo de acuerdo. Si se determina que se cometió un delito, los responsables deben ser llevados ante la justicia.

Además, retirar la baja del COMET para Esparza, Velázquez y Díaz también es un tema que debe ser tratado con cuidado. El COMET es una herramienta importante para mantener la integridad del fútbol boliviano, y no debería ser utilizado de manera arbitraria o caprichosa.

Es importante recordar que el fútbol es un deporte que se basa en la integridad y el fair play. La corrupción y la manipulación no tienen lugar en el fútbol, y deben ser condenadas y erradicadas. Si se permite que este tipo de acuerdos se lleven a cabo, se estará enviando un mensaje equivocado a los jóvenes que aspiran a ser futbolistas profesionales y a los aficionados del fútbol en general.

Fuente(s):
Wilstermann
Jorge Wilstermann