[VIDEO] A Wilstermann le costó asentarse en el terreno de juego y generar peligro sobre la portería de Palmaflor

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


Pese a que todavía se encuentra en zona de descenso directo, Palmaflor «tomó aire» ayer tras derrotar 2-0 a Wilstermann en el estadio Olímpico Bicentenario de Villa Tunari.

El cotejo era un adelanto de la jornada 28 del Campeonato de la División Profesional, misma que proseguirá entre el jueves y el domingo que vienen.

Al Rojo le costó asentarse en el terreno de juego y generar peligro sobre la portería de Mauricio Adorno, que sacó a los 32 minutos un balón difícil tras un cabezazo peligroso de Ariel Nahuelpán.

El argentino dejó el campo de juego en la segunda parte con signos de molestia, por lo que el cuerpo médico del Rojo estará pendiente de él.

Cristian Díaz, DT visitante, apeló a Vladimir Castellón para suplir a Nahuelpán.

Palmaflor apretó con fuerza en la complementaria, al punto de que Hurtado estrelló un balón en el palo derecho de Pipo Giménez.

Cuando el cronómetro marcaba 66 minutos, el golero paraguayo-boliviano le cometió penal a Richard Spenhay, pero el árbitro tarijeño Yordy Alemán cobró off side en primera instancia.

Tras la revisión del VAR, se determinó que no había fuera de juego y que el penal era legítimo. 

El colegiado amonestó a Giménez, quien acumuló su quinta amarilla y será baja el lunes 6 de noviembre, cuando el Hércules reciba a Tomayapo en Cochabamba por el torneo de todos contra todos.

Ya iban 70′, cuando Spenhay cambió el penal por gol tras engañar a Pipo que se lanzó a su derecha y la esférica ingresó por el otro lado (1-0).

Los de Joaquín Pérez administraron la diferencia, mientras Díaz apostó por Bismark Ubah en lugar de Martín Chiatti para intentar siquiera empatar.

Sin embargo, toda esperanza roja quedó disuelta a los 90 minutos en una jugada inesperada: córner para el dueño de casa, Fernando Luna cabecea, la pelota rebota en el vertical derecho y traspasa la línea de meta mientras Pipo retiene el balón por unos segundos entre sus rodillas (2-0).

Tras el final del partido, inadaptados echaron petardos al campo de juego. El hecho, afortunadamente, no pasó a mayores.

Con el resultado, el club del Trópico toma aire, pero aún se encuentra en zona de descenso directo, puesto que es el último de la tabla de promedios con 0,968 unidades tras acumular 30 enteros en 31 presentaciones.

El Rojo dilapidó la oportunidad de superar a Real Santa Cruz en la pelea por los premios internacionales para 2024 y deberá esperar los demás resultados de la fecha para ver dónde queda ubicado.

Fuente(s):
Opinion, Wilstermann
Jorge Wilstermann