[VIDEO] Cristian el Pochi Chávez se ilusiona con su despedida y no descarta volver a Wilstermann más adelante

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


La mala manera en que se fue del club es un ingrato recuerdo. Ahora, todo ha cambiado. Cristian el Pochi Chávez está ilusionado. El hombre que ha sabido dejar su huella en Wilstermann piensa en su retiro con los colores del Aviador.

No pudo llegar a tiempo a Cochabamba para presenciar el compromiso (que acabó con victoria 3-2) de Wilster ante Oriente, en el Félix Capriles. Un problema con el vuelo demoró su arribo. Se quedó con las ganas el Pochi de haber sido parte de ese partido. Sin embargo, ello no quita que su retorno a la Llajta se haya dado con mucho optimismo.

Abordado por medios deportivos locales como Planeta Deportes en el Aeropuerto Jorge Wilstermann, el argentino dejó en claro los dos propósitos que lo motivaron a volver: su partido de despedida -sin fecha- con la casaca del Hércules y la negociación con la dirigencia respecto a la deuda a su favor. 

«Lo veo muy bien (al equipo). Estamos haciendo mucha fuerza para que se levante. Sabemos que fue difícil al principio, pero con los resultados se fue comodando. Ojalá seguir así», dijo, sobre el presente cada vez más próspero del equipo cochabambino.

Recordó que su salida no se dio en los mejores términos. De hecho, bajo la gestión de Gary Soria, expresidente del Aviador, desahuciaron su carrera profesional producto de una lesión.

«Me fui muy dolido, pero hoy ya vengo con otra expectativa. Quiero que Wilstermann salga adelante. Hoy vengo a hablar con los dirigentes personalmente, a hablar unas cosas y, bueno, poder ayudar. En mis cinco años que estoy acá siempre ayudé al club. Hoy, que está difícil, también vengo a ayudar. Vengo a ver qué tienen ellos en mente, sobre todo que me quieren hacer un partido de despedida, que es algo lindo», resumió. 

Con Omar Mustafá, actual presidente del Rojo y a quien el Pochi ya conocía porque el dirigente antes fue médico del plantel, la relación es muy buena.

«Vengo contento. Hablé con Omar. Ellos (los dirigentes) también tienen la predisposición de hacerme un partido, despedirme de la mejor manera. No me fui de la mejor manera. Sufrí mucho, la pasé muy mal con toda mi familia. Pasó el tiempo. Ahora estamos viendo que Wilstermann está saliendo adelante, ojalá que siga así. Después llegará mi tiempo, para que pueda ser el partido de despedida… Despedirme de esta gente tan linda que me bancó en su momento», respondió ante los deportivos.

LA PUERTA NO SE CIERRA

De momento, no contempla la posibilidad de volver a vivir en Cochabamba, ciudad que considera como su segunda casa. Pero no descarta hacerlo en un futuro, ya desde otro plano y no como jugador, sino como parte del equipo técnico. Una probabilidad es que sea convocado para fungir como gerente deportivo.

«Estoy haciendo el curso de director técnico, a ver si algún dia nos cruza (la posibilidad). Ya me instalé allá (en Argentina). Vendré de vez en cuando a visitar acá (…), a ver qué me ofrecen (los de la dirigencia, más adelante), qué tienen para mí. Más vengo a hablar del partido». 

No ocultó su disconformidad para con los modos de Gary Soria, sobre quien dijo: «Sabía que la mentira se iba a acabar, y todo se fue acomodando. Gracias a Dios se fue ese tipo (Soria). En ese momento me trataron muy mal. Ya pasó. Ahora estamos de nuevo».

Fuente(s):
Opinion, Zoom Deportivo
Jorge Wilstermann