Wilstermann ha contratado a Santiago Echeverría y Jefferson Tavares que no son bolivianos de origen, pero jugarán como naturalizados

Comparte esta noticia:

flecha ¡Hola a todos! Queremos recordarles que para seguir manteniendo esta página, contamos con el apoyo de nuestros patrocinadores. Si les interesa alguno de los productos o servicios que ofrecen, les agradeceríamos que visiten sus sitios web a través de los enlaces que tenemos disponibles en nuestra página. ¡Muchas gracias por su apoyo! flecha


A pesar de que se trataba de una de las propuestas de “reestructuración del balompié” que presentó la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y que fue aprobada en el Congreso Extraordinario de diciembre pasado, la situación de los naturalizados y la obligatoriedad de colocar un Sub 20 y un Sub 23 durante los 90 minutos; aún necesitan “una revisión complementaria”, según manifestaron dirigentes de clubes de la División Profesional en las últimas dos semanas.

Si bien el tema no forma parte, en principio, del orden del día para el Consejo de la DivPro, que tendrá lugar este miércoles (9:00) en La Paz, hay altas probabilidades de que los delegados de los equipos de la máxima categoría del fútbol boliviano coloquen dicha inquietud sobre la mesa.

Fernando Costa, titular de la FBF, señaló a finales del año pasado la necesidad de “regularizar” la situación de los naturalizados y la idea era que para que jugaran como bolivianos tuvieran mínimamente cinco años de residencia en el país.

Dicha figura es así para que un naturalizado pueda ser elegible y jugar en una selección nacional.

Algunos clubes, como Oriente y Bolívar, expresaron sus “reservas” en el Congreso de diciembre pasado por “temor” a que se “vulneren derechos constitucionales” si se implementa esta medida, por lo que se requería “una explicación complementaria” al respecto, de parte del ente matriz del balompié nacional.

Hay que recordar que Wilstermann, por ejemplo, ha contratado a Santiago Echeverría y Jefferson Tavares que no son bolivianos de origen, pero jugarán como naturalizados.

El primero es un defensor argentino, que jugó en el Rojo entre 2021 y 2022; mientras que defendió los colores de Guabirá en 2023. El otro es un atacante brasileño que militó en China en la gestión pasada, pero jugó en Palmaflor, Blooming y Royal Pari, dentro del ámbito local.

También está pendiente la situación del Sub 20 y Sub 23. Jaime Cornejo, presidente de Aurora y miembro del Comité Ejecutivo de la FBF, indicó que necesitan abordar el tema en un Consejo Superior porque la evaluación posterior al Congreso lanzó la conclusión de que “se precipitaron”.

Mauricio Soria, entrenador del Equipo del Pueblo, se manifestó en contra de esta medida al considerar que “se afecta” la competencia de los torneos de la DivPro. Acotó que la mencionada figura “no se ve para nada en el fútbol extranjero”.

Cristian Díaz, DT del Imperio Escarlata, expresó también su desacuerdo con la obligatoriedad de colocar un Sub 20 y Sub 23 para la duración total de los partidos oficiales, a nivel local.

Varios clubes prevén iniciar la pretemporada mañana con miras a lo que viene.

Fuente(s):
Opinion
Jorge Wilstermann