Wilstermann visitará a la Academia en La Paz e intentará redimirse después de su derrota

Comparte esta noticia:

flecha ¡HOLA A TODOS! QUEREMOS RECORDARLES QUE PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTA PÁGINA, CONTAMOS CON EL APOYO DE NUESTROS PATROCINADORES. SI LES INTERESA ALGUNO DE LOS PRODUCTOS O SERVICIOS QUE OFRECEN, SIMPLEMENTE APRETAR EL ENLACE PARA VER EL PRODUCTO NOS AYUDA. ¡MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO! flecha


Con la urgencia de vencer para ambos conjuntos, Wilstermann afrontará hoy (17:30) un nuevo clásico nacional frente a Bolívar, en el estadio Hernando Siles de La Paz, por la décima fecha del Campeonato Único de la División Profesional.

Los dos equipos vienen de lidiar con resultados negativos en sus presentaciones anteriores, con el agregado de la Copa Libertadores para los pupilos del español Beñat San José. 

El Aviador sucumbió (0-1) hace ocho días contra Independiente de Sucre en el Félix Capriles y buscará redimirse en un duro compromiso.

El técnico Cristian Díaz le pidió el viernes “paciencia” a la hinchada roja y no le cerró la puerta a Henry Vaca, de reciente desvinculación de Oriente Petrolero por una presunta pelea con Sergio Galarza, tras el 5-0 sufrido ante Bragantino en Brasil por la Sudamericana.

Por su parte, la Academia llegará tras caer 2-0 ante Mamoré en Beni, empatar 2-2 contra Always en El Alto (donde ganaba por dos goles y su presidente, Marcelo Claure, disparó contra el VAR tras el match); además de caer 2-1 en Ecuador contra Barcelona por la Libertadores. Buscarán redimirse ante su afición. 

Respecto al motivo de la queja del máximo dirigente del Celeste, que generó bastante polémica a lo largo de la semana, hay que informar que el árbitro central será el tarijeñ o Yordy Alemán y el VAR estará a cargo del paceñ o Marcelo Castro.

Se trata de la misma terna que dirigió el último clásico disputado. Tuvo lugar hace dos meses en Cocha por la Copa nacional y Wilster venció 3-1.

La polémica fue la roja directa a Roberto Fernández, que Alemán revirtió luego de revisar la falta en el VAR, tras el llamado de Castro.

Fuente(s):
Opinion
Jorge Wilstermann